Qué dice su índice de omega-3 sobre usted

Tori Schmitt, MS, RDN, LD02/15/18

¿Toma cantidades suficientes de los saludables omega-3s EPA y DHA a diario? Si es usted como el 95,7 % de los estadounidenses, lo más probable es que no.1 Incluso yo, que soy una dietista nutricionista registrada que sigue un patrón de alimentación saludable, he descubierto que no consumía suficientes cantidades de estos importantes ácidos grasos después de someterme recientemente a una prueba para conocer el índice de omega-3.

Aquí le explico por qué su índice de omega-3 es importante y qué puede hacer si no consume a diario suficientes omega-3.

¿Por qué son importantes los omega-3?

Los ácidos grasos omega-3 como el ácido alfa-linolénico (ALA) y sus derivados, el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA), son “ácidos grasos esenciales”, lo que significa que su cuerpo no puede producirlos en cantidades óptimas.

Los estudios señalan que las personas que tienen un índice de omega-3 más alto –es decir, mayores concentraciones en sangre de EPA y DHA– están en mejores condiciones de mantener la salud de su corazón, cerebro y ojos.2-11 Y, en el caso concreto del omega-3 DHA, la investigación demuestra que puede ser beneficioso para personas de todas las edades.  Los estudios indican que el DHA favorece el desarrollo normal del cerebro y los ojos del bebé en el útero y durante la lactancia, a la vez que beneficia la salud cerebral en las personas mayores.12-14

¿Cómo puede comprobar su índice de omega-3?

Ahora, con la ayuda del kit de prueba casero de OmegaQuant para diagnosticar el índice de omega-3, puede conocer mejor sus niveles sanguíneos de EPA y DHA. La prueba consiste en un pinchazo rápido en el dedo y la recolección de una pequeña muestra de sangre. El laboratorio OmegaQuant analiza la muestra y le envía los resultados en un plazo de 1 a 2 semanas, indicándole si su índice de omega-3 está en un margen “favorable”, “intermedio” o “desfavorable”.

Qué dice su índice de omega-3 sobre usted

Si su índice omega-3 muestra unos niveles “favorables”, ¡son buenas noticias! Lo que sea que esté haciendo para obtener omega-3 es correcto. Pero si sus resultados muestran unos niveles “intermedios” (como los míos) o “desfavorables”, sepa que puede mejorar su patrón de alimentación incluyendo más alimentos ricos en omega-3 en sus comidas y aperitivos o incorporando un suplemento de omega-3.

Cómo obtener omega-3 en su dieta, incluso cuando su patrón de alimentación es vegetariano

Algunas de las mejores fuentes de EPA y DHA son el pescado azul, como el salmón, las sardinas y el bonito. Pero si usted sigue un patrón de alimentación vegetariano, vegano o basado mayormente en vegetales, es probable que necesite buscar otras fuentes para obtener EPA y DHA.

Algunas personas creen que el ALA (que se encuentra en alimentos de origen vegetal como la linaza, el aceite de linaza o las nueces) se convierte en EPA y DHA. Esto es cierto, pero la tasa de conversión de ALA a EPA y DHA es bastante limitada; de hecho algunos estudios sugieren que es inferior al 10%.15

Por lo tanto, para un patrón de alimentación basado en alimentos vegetales con un mínimo de pescado o aceites de pescado, puede que lo más conveniente sea elegir alimentos enriquecidos o un complemento alimenticio a base de algas, como life’sDHA® o life’s™OMEGA. Se ha constatado que los peces obtienen el EPA y el DHA a través del consumo de microalgas, por lo que acudiendo directamente a la fuente (las algas), puede obtener estos importantes ácidos grasos del mismo modo que los peces.

Siga la marca life’sDHA en Facebook y YouTube.

References

  1. Murphy RA, Yu EA, Ciappio ED, Mehta S, McBurney MI. Suboptimal Plasma Long Chain n-3 Concentrations are Common among Adults in the United States, NHANES 2003–2004. Nutrients. 2015;7:10282-9. doi: 10.3390/nu/125534.
  2. Block RC, Harris WS, Reid KJ, Sands SA, Spertus JA. EPA and DHA in blood cell membranes from acute coronary syndrome patients and controls. Atherosclerosis. 2007;197:821-828
  3. Siscovick DS, Raghunathan TE, King I, Weinmann S, Wicklund KG, Albright J, Bovbjerg V, Arbogast P, Smith H, Kushi LH, et al. Dietary intake and cell membrane levels of long-chain n-3 polyunsaturated fatty acids and the risk of primary cardiac arrest. JAMA. 1995;274:1363-1367
  4. Albert CM, Campos H, Stampfer MJ, Ridker PM, Manson JE, Willett WC, Ma J. Blood levels of long-chain n-3 fatty acids and the risk of sudden death. The New England journal of medicine. 2002;346:1113-1118
  5. Otsuka R, Tange C, Nishita Y, Kato Y, Imai T, Ando F, Shimokata H. Serum docosahexaenoic and eicosapentaenoic acid and risk of cognitive decline over 10 years among elderly japanese. European journal of clinical nutrition. 2014;68:503-509
  6. Tan ZS, Harris WS, Beiser AS, Au R, Himali JJ, Debette S, Pikula A, Decarli C, Wolf PA, Vasan RS, Robins SJ, Seshadri S. Red blood cell omega-3 fatty acid levels and markers of accelerated brain aging. Neurology. 2012;78:658-664
  7. Pottala JV, Yaffe K, Robinson JG, Espeland MA, Wallace R, Harris WS. Higher rbc epa + dha corresponds with larger total brain and hippocampal volumes: Whims-mri study. Neurology. 2014;82:435-442
  8. Kulzow N, Witte AV, Kerti L, Grittner U, Schuchardt JP, Hahn A, Floel A. Impact of omega-3 fatty acid supplementation on memory functions in healthy older adults. Journal of Alzheimer’s disease : JAD. 2016;51:713-725
  9. Johnston DT, Deuster PA, Harris WS, Macrae H, Dretsch MN. Red blood cell omega-3 fatty acid levels and neurocognitive performance in deployed u.S. Servicemembers. Nutr Neurosci. 2013;16:30-38
  10. Lin PY, Chiu CC, Huang SY, Su KP. A meta-analytic review of polyunsaturated fatty acid compositions in dementia. J Clin.Psychiatry. 2012;68:140-147
  11. Merle BM, Benlian P, Puche N, Bassols A, Delcourt C, Souied EH. Circulating omega-3 fatty acids and neovascular age-related macular degeneration. Investigative ophthalmology & visual science. 2014;55:2010-2019
  12. Rogers LK, Valentine CJ, Keim SA. DHA Supplementation: Current Implications in Pregnancy and Childhood. Pharmacological research : the official journal of the Italian Pharmacological Society. 2013;70(1):13-19. doi:10.1016/j.phrs.2012.12.003. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3602397/
  13. Richardson AJ, Burton JR, Sewell RP, et al. Docosahexaenoic acid for reading, cognition and behavior in children aged 7–9 years: A randomized, controlled trial (the DOLAB Study) PLoS One. 2012;7:e43909. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3435388/
  14. Yurko-Mauro K, McCarthy D, Rom D et al. Beneficial effects of docosahexaenoic acid on cognition in age-related cognitive decline. Alzheimers Dement. 2010 Nov;6(6):456-64. doi: 10.1016/j.jalz.2010.01.013. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20434961
  15. Williams CM, Burdge G. Long-chain n-3 PUFA: plant v. marine sources. Proc Nutr Soc. 2006;65:42-50.

Mensajes Recientes


x

Este sitio utiliza cookies para almacenar información en su equipo.

x